Qué es el Síndrome de Tinderella y por qué es importante que lo conozcas

¿Estás soltera hace rato y no sabés por qué? ¿Pretendientes te sobran, pero nunca concretás nada? Leé esta nota, puede que estés padeciendo el Síndrome de Tinderella

hace 5 meses 2028

Sos una mujer amable, llena de gracia y carisma, físicamente atrayente, una persona muy inteligente y exitosa, y con muchos dotes más, pero… ¿Tenés una eterna soltería y no sabes por qué? ¿Tenés muchos pretendientes por redes sociales pero nunca concretás nada con nadie y seguís sola? Tené cuidado, puede que estés enfrentándote al síndrome Tinderella sin saberlo.

Se lo denomina Tinderella haciendo referencia a Tinder, la app para conseguir citas, y Ciderella, o como la conocemos en nuestro país, la Cenicienta. Este síndrome consiste en tener uno o muchos pretendientes por redes sociales y aplicaciones de citas “hasta conocer a alguno lo suficiente y estar segura de que es el correcto”, pero luego se presenta el miedo de conocerlos frente a frente, o se pierde el interés con simplemente la idea de verlos en persona y nunca llega a concretarse un encuentro.

que es el sindrome de tinderella

Las psicólogas Jenny Stallard y Emma Kenny hicieron una afirmación en la revista Look: Las apps para conseguir citas muchas veces resultan todo lo contrario, puesto que las mujeres se vuelven inseguras a la hora de verse frente a frente, se crea mucha ansiedad y miedo por no proyectar la impresión que se dio por las redes y prefieren no conocer a su pretendiente virtual.

También, al conversar con tantos pretendientes en línea, no se invierte el tiempo de conocer a alguien en realidad, y la chica se ve dispersa, refugiándose detrás de las pantallas. La idea de conocer a alguien en persona significaría salir de la zona de confort, lo que conlleva a una gran ansiedad y frustración que las mantiene en soltería. Si te cuesta trabajo o no podés socializar en persona con alguien, perdés interés en conocer a un pretendiente en persona, sintiendo mucho miedo el solo pensar en conocerlo, y gracias a todo esto seguís soltera, puede que tengas el Sindrome de Tinderella.


SEGUÍ LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR