10 razones por las que las mujeres acuden al psicólogo más que los hombres

Todo tiene una explicación.

hace 3 meses 1462

Estudios comprobaron que las mujeres suelen asistir más al psicólogo que los hombres, más precisamente un 55% frente a un 45% respectivamente.

Estas cifras podrían generar curiosidad y la verdad es que son varias las razones por las cuales las mujeres deciden asistir a consultas psicológicas en mayor medida que los caballeros, es por ello que a continuación comentaremos los motivos de estos resultados.

  1. Mayor atención a sus emociones

    Las mujeres suelen ser más abiertas con respecto a expresar sus emociones y buscar ayuda para poder canalizarlas y resolver aquellos problemas que saben que claramente afectan su rutina habitual. El hecho de estar más atentas a sus sentimientos genera que se preocupen por asistir al psicólogo para poder recibir la ayuda que necesitan y poder encontrar soluciones adecuadas y efectivas.

  2. Ayuda profesional

    Es común que las mujeres acudan a la ayuda de amistades para poder desahogar los sentimientos, asimismo, la familia significa un gran pilar de ayuda en cuanto a consejos se refiere, sin embargo, muchas mujeres afirman que la ayuda de un profesional también es totalmente necesaria, que complemente el punto de vista de aquellas personas de confianza que en su momento decidieron emitir uno que otro consejo.

    La ayuda de un profesional no puede compararse con quienes aconsejan como un pasatiempo, porque la estabilidad emocional no es un juego.

  3. Objetividad

    Según especialistas, las mujeres buscan en el psicólogo la imagen de una persona objetiva, ajena al entorno social y afectivo en el ella se encuentra muchas veces envuelta para obtener consejos con una perspectiva desde afuera del problema.

    Cuando se busca consejo en las amistades, estas siempre van a opinar en base a las experiencias previas, a los conocimientos que poseen en cuento a las personas involucradas e incluso desde la conveniencia propia, lo mismo pasa con los familiares, quienes siempre tendrán una gama de consejos descritos desde la subjetividad, lo que podría empeorar el problema, ahí radica la objetividad del profesional.

  4. Psicólogo, no juez

    Otra de las razones por la cual las mujeres suelen asistir con mayor frecuencia que los hombres al psicólogo es la de encontrar a una persona, además de objetiva, que no la juzgue por sus decisiones o por su pasado.

    Este aspecto es uno de los más relevantes, porque generalmente aquellos consejeros que no son psicólogos y que conocen con anterioridad la historia o la situación que efectó a la persona, buscan aconsejar y quedar bien con ellas, en cambio el psicólogo siempre va a decir la verdad aunque duela y nunca va a tener ojos de lástima, permitiendo a la mujer obtener soluciones y respuestas acertadas, necesarias y profesionales.

  5. Facilidad de expresión

    Ciertamente, las mujeres en mayor medida con relación a los hombres, suelen abrirse de forma más rápida con respecto a lo que sienten y a lo que sucede internamente.

    Muchos psicólogos afirman que las mujeres de forma casi inmediata al entrar a un consultorio, se desahogan y abren sus emociones sin ningún problema, caso contrario a los hombres los cuales la mayoría de las veces tienen problemas para tener confianza para demostrar lo que sienten y explorar su interior.

  6. La magia de ser escuchadas

    Para las mujeres es un gesto maravilloso que alguien pueda escucharlas atentamente, el hecho de poder sentarse y descargar todo lo que sienten sin que alguien las juzgue o las reprima se vuelve en una práctica necesaria, relajante y muy productiva.

    Es habitual que las mujeres asistan a consulta psicológica porque simplemente sienten secretos guardados que desean contar o situaciones que dañan la tranquilidad sobre las cuales desean conversar y les parece poco prudente hacerlo con una persona vinculada a tales situaciones, es por ello que el psicólogo se convierte en la mejor y más atractiva opción.

  7. Rompiendo prejuicios

    Con el paso de los años, las personas dieron cuenta que ir al psicólogo no es un acto consecuente a la locura, sino simplemente consiste en la búsqueda de la estabilidad mental lo cual es sumamente importante.

    Generalmente, las mujeres detectan sus problemas emocionales y sentimentales de forma más rápida que los hombres, y sin tantos rodeos deciden someterse a consulta por su bienestar. Asistir a terapia psicológica nada tiene que ver con estar locos o con tener algún problema mental; simplemente es una terapia necesaria para establecer la paz psicológica que todos necesitamos.

  8. Valor a la vida emocional

    Es habitual relacionar a las mujeres con el mundo del sentimentalismo y romanticismo, generalmente, el género femenino suele ser más abierto al universo del amor lo que genera que cada vez que sienten que algo no anda bien en este aspecto, es momento de buscar ayuda antes que todo se desmorone.

    Para la mujer, la vida emocional es sumamente importante, y el hecho de que todo esté en orden con lo que al corazón respecta es prácticamente una obligación. Es por ello que en caso de emergencia sentimental deciden acudir a un profesional que las asesore y guíe para que todo se encamine nuevamente.

  9. Los hombres no lloran

    Uno de los motivos por los cuales los hombres asisten menos que las mujeres es por la falsa creencia de que deben ser unas rocas emocionales, lo que genera que se cohíban al momento de expresar lo que sienten y subestimen en mayor medida la necesidad de asistir a un psicólogo porque creen que en solitario pueden enfrentar y ganar las luchas internas.

  10. Crianza y biología femenina

    Las mujeres suelen ser criadas para parecer más susceptibles y delicadas, lo que genera que tengan mayor sensibilidad emocional. Además, muchas mujeres tienen un instinto muy elevado de protección derivada a la maternidad, que permite que sean más abiertas y atentas a los problemas que pudiesen existir, por lo que muy pocas veces subestiman las situaciones donde exista un problema sin importar que este sea netamente sentimental.

    Las mujeres normalmente tienen las emociones “a flor de piel”, y asistir al psicólogo no se convierte en una opción extravagante, se transforma en una necesidad en la búsqueda del bienestar y el equilibrio.