6 razones por las que nunca deberías hacer negocios con tu familia

Si los miembros del negocio no son capaces de dividir la vida laboral y la vida familiar, los problemas indudablemente surgirán. Es por ello que un negocio familiar es tan delicado y muchos simplemente deciden evitarlo.

hace 1 semana

Siempre se dijo que hacer negocios con la familia no son recomendables. Hasta es casi un tema tabú, porque el hecho de abrir un negocio con algún familiar cercano puede desencadenar una serie de problemas que probablemente sea mejor evitar. 

Sin embargo, si tenés entre tus planes crear un negocio familiar pero te encontrás en dudas debido a la cantidad de personas que no lo recomiendan, en este artículo te daremos 6 razones para que simplemente no lo hagas, y entiendas que podrían ser más las consecuencias negativas que los frutos obtenidos.

  1. Exceso de confianza

    Este puede ser un problema bastante tedioso, ya que cuando por ejemplo, se le debe dinero a una persona que tan solo es un conocido o exclusivamente un socio, se siente la presión en mayor medida de poder cancelar las deudas, pero en el caso de ser familia, la confianza juega un punto en contra. Es que muchas veces las personas creen que el lazo de sangre se traduce en lapsos de tiempo y extensión para el pago de deudas o cubrimiento de compromisos, lo que sin duda puede generar disputas.

  2. Si hay pérdida de dinero, se pueden desatar polémicas que podrían ser bastante devastadoras para los lazos familiares

    nunca hacer negocios con tus familiares

    Es decir, si alguna cuenta anda mal o parece estar pasando algo extraño en el negocio, es posible que existe algún malintencionado dentro y es muy difícil que esa persona asuma su culpa, por lo que se generará una guerra de opiniones y posiciones que podría terminar de muy mala forma.

  3. Evasión de las responsabilidades

    perdida de familia

    Esta razón se mezcla con la primera, ya que cuando se tiene un negocio en familia, se cree que si no se realiza alguna actividad o no se cumple con lo prometido, no habrá mayor problema y puede resolverse después, y esto aunque posiblemente pase sin problemas en las primeras oportunidades, poco a poco al acumularse esto se pueden generar disputas en uno u otro momento.

  4. El silencio para evitar discutir

    el silencio es malo para las relaciones laborales y familiares

    Cuando hay situaciones que molestan, algunas personas optan por callar porque les parece un poco incómodo criticar a su propia familia. Esto genera que cuando ya no se aguante más, la persona que se mantuvo callada explote y podría crear un ambiente inestable en la relación laboral, e incluso podría arruinarse la relación familiar, lo cual sería una consecuencia bastante grave.

  5. Cuando se incluyen miembros de la familia simplemente por cariño, el camino del negocio podría verse afectado por la inclusión de personas que no están calificadas

    negocios familia mala idea

    Lo que entorpecería el rumbo de éxito que se construye y genera eventualmente incomodidades que podrían desencadenar discusiones.

  6. La pérdida de los objetivos con el paso de los años y las generaciones

    los negocios familiares no son recomendables

    Es común escuchar historias donde los abuelos tenían grandes negocios pero sus nietos simplemente no fueron capaces de mantenerlo, por lo que se debe tomar en cuenta que con el paso de los años puede ocurrir que se pierdan los objetivos y que el interés por mantener el negocio familiar que alguna vez pudo haber sido inmensamente importante, se disminuya.

Entretenete: Estas son las 9 frutas más exóticas y extrañas y seguro no conocías ninguna