Se enterró vivo durante tres días para dar consejos desde un ataúd por Facebook y YouTube

John Edwards, un irlandés de 72 años y ex adicto a las drogas, se enterró vivo durante tres días para aconsejar a personas con problemas de adicciones.

hace 3 meses 1180

Un adulto mayor es el gran protagonista de esta historia. Se trata de John Edwards, un anciano irlandés de 72 años que con mucho esfuerzo logró superar su problema de drogadicción. En la actualidad está comprometido con la noble labor de brindar ayuda a drogodependientes y personas con tendencias suicidas a través de su muy activo proyecto online Walking Free.

"Mi plan es hablar con ellos desde la tumba antes de que lleguen a ella para poder mostrarles esperanza" Esas fueron las palabras emitidas por Edwards cuando bridó declaración a diversos medios locales.
Un Youtuber diferente.

John Edwards se convirtió en un personaje que desde la subida del video ha dado de qué hablar alrededor de lo largo y ancho del mundo. Su afán de ayudar a otras personas es lo que lo motivó a lanzarse a la aventura de dar consejos, enterrado en un ataúd en Belfast durante nada menos que tres días.

¡Un video viral!

Todas esas recomendaciones fueron retransmitidas al resto del mundo mediante la utilización de su cuenta en Youtube. Encontrarlo es sencillo, ya que se hace llamar Walking Free; de igual manera su perfil de Facebook; Skype y el hashtag #gravechat.

Una hazaña con precedentes

Esta no es la primera ocasión en la que John se entierra para llevar a cabo un streaming, sin ir más allá, en este verano vivió también la experiencia en Halifax, Inglaterra. ¿Por qué hacer algo tan inusual y hasta peligroso? De acuerdo a lo que él mismo cuenta en sus redes, no busca llamar la atención para conseguir fama, su compromiso es con el público que necesita ese aliento, en específico lo hace para "llevar palabras de vida desde la tumba".

La trama detrás de la historia

Durante mucho tiempo, Edwards fue drogadicto y hoy en día al estar rehabilitado, se dedica a contribuir con esas personas que padecen del mismo terrible problema por el que él sufrió por gran parte de su vida. Walking Free, se convirtió en un genial proyecto religioso que adicional a las drogas, también atiende a aquellos que presentan tendencias suicidas.

Su plan es hablar con ellos desde la tumba de manera que sepan y logren superar sus problemas antes de tener que asumir consecuencias peores o incluso llegar ella, mostrándoles esperanza a través de sus mensajes.