3 cosas que nunca tenés que forzar en una relación para que funcione

¿Querés que tu relación funcione? Te recomendamos seguir estos consejos clave.

hace 5 meses 1508

Lo más lógico y recomendable para que una relación de pareja funcione y crezca es que la misma se desarrolle de forma natural y sin presiones de ningún tipo. Una buena comunicación es la mejor base para que todo fluya y se aclare cualquier duda o inconvenientes, que se puedan generar como suele suceder en toda pareja, tomando en cuenta que son dos personalidades diferentes y cada uno trae consigo elementos e intereses que deben conocer y compartir, como familia, amigos, trabajo, entre otros.

Ahora bien, muchas veces surgen entre la pareja situaciones incómodas que tienden a poner en peligro la relación, ocasionadas por inseguridades o la necesidad de parte de alguno de los dos de hacerse sentir o de acelerar actuaciones que deben darse de forma espontánea y no solo por complacer al otro, ya que lejos de acercarlos, esa sensación de estar actuando obligado acelera las rupturas.

Si querés mantener tu actual relación por mucho que desees que sucedan algunas cosas, tenés que tener en cuenta que debés respetar la individualidad y forma de manifestar los afectos en tu pareja. Por eso, hay tres cosas que nunca tenés que forzar, y acá te las contamos:

  1. Hacer pública la relación

    Cada quien tiene su forma y tiempo para decidir cuándo mostrar su relación, así que no lo presiones para que te presente su familia, amistades o publique en las redes sociales que está comprometido o suba alguna fotos de los dos, ya habrá momento para ello.

  2. Tener sexo

    ¡Ojo! Nada más satisfactorio que tener una relación sexual con la persona que querés y cuando lo querés, y no por mero compromiso, así que jamás lleves a tu pareja a sentirse en ese dilema. Hay momentos especiales que deben surgir sin presión y si existe el sentimiento, de seguro llegará, pero no todos somos iguales.

  3. Aislar a tu pareja

    Es normal que cuando conseguís a esa persona que te llena, quieras absorber su tiempo y estar junto él la mayor parte del día, pero no te olvides que cada uno tiene su vida propia y no podés pretender alejarlo de sus amigos o familia para que esté sólo con vos. Si de verdad te llena y querés seguir a su lado, lo primordial es mantener el respeto hacia el otro.