7 cosas que nunca tenés que sacrificar por tu pareja

Las relaciones amorosas positivas te hacen crecer como persona; en cambio, las negativas te hacen caer en patrones poco sanos, y acá te los contamos.

hace 5 meses 1357

Toda relación de pareja al inicio es de ensueño, las personas se sienten de maravilla y creen haber encontrado el amor de su vida que lo hará feliz, por el resto de sus días.

Sin embargo, al transcurrir el tiempo la persona se va mostrando tal cual es y en ocasiones pasa de ser el hermoso príncipe azul a un detestable ogro.

En esta nota detallaremos 7 cosas que nunca tenés que sacrificar por tu pareja:

  1. Tu felicidad

    Cuando uno tiene una pareja, la otra persona debe generarnos alegría y sentimientos lindos. Si nos causa lo contrario, entonces, es la persona equivocada.

  2. Tu relación con familia y amigos

    relacion con familia y amigos

    Las relaciones tanto familiares como de amistad, jamás eliminarse  cambiarse a causa de una relación.

  3. Tu libertad

    libertad

    En una relaciónm el respeto y la confianza son importantes. Vos podés decidir cuándo y con quién salir, sin la necesidad de pasar mal ratos por reclamos ni celos absurdos.

  4. Tus sueños

    perseuir tus sueños

    Toda persona tiene sus propios sueños y desea cumplirlos. El deber de la pareja es apoyar dicho sueños, así no esté de acuerdo, ya que cada quién lucha por lo que quiere.

  5. Tu paz interior

    paz interior

    Después de una larga jornada de trabajo, la pareja debe compartir y desestresarse juntos, reír y disfrutar el momento, no amargarse llevándose los problemas del trabajo a la casa y terminando en una ilógica discusión.

  6. Tus creencias

    tus creencias

    Esto no puede ser un motivo de discusión, ni reproche, solo es necesario tener un poco de comprensión y respeto, ya que todos somos libres de elegir lo que mejor nos parezca.

  7. Tu deseo de sonreir

    No dejes de sonreir

    Toda pareja por las diferencias discute de vez en cuando, por lo que en una relación existen altibajos; sin embargo, después de estos momentos es bueno relajarse y ser capaz de sonreír y hasta de reír a carcajadas por algún chiste o situación, ambos deben sacarse el niño que llevan dentro.